Y el Cuerpo del delito es…

La verdad es que, así como hay que leer y escuchar cosas que nos dejan boquiabierto, también hay que verlas. Sin lugar a dudas, hay un importante segmento de la población que no deja de llamarme la atención, sobre todo por la facilidad con la que suele decepcionar a quienes hacía tiempo les seguíamos.

La supuesta lucha contra la corrupción toma importantes giros en República Dominicana, sobre todo, cuando es la propia población la que encuentra las irrefutables pruebas que muestran el divorcio existente entre lo que se dice y lo que se practica, por aquellos que, vestidos de súper héroes, como linterna verde o hulk, buscan a toda costa imponer su verdad, una que no es tal.

¿Que Punta Catalina es cuerpo del delito? ¡Ese es uno de los absurdos más grandes que he escuchado en estos días! Sobre todo cuando tal aseveración es hecha por una persona que, durante un tiempo, se estuvo beneficiando de contratos pagados por empresas y/o empresarios que hoy, claramente, son fuentes financiadoras de un “movimiento social” y una batalla feroz contra una planta que abaratará precios y abastecerá de energía a los pobres de nuestro país.

Lo que sí puedo afirmarles es que el verdadero cuerpo del delito es cada bombillo de los diferentes sectores de la República Dominicana que durante décadas  ha vivido más apagado que encendido. Cuerpo del Delito es cada factura de energía que hemos pagado por un servicio que no hemos recibido o que sí lo recibimos pero con serias deficiencias.

Reflexiónelo y lo verá ¿Ya olvidó usted aquellas largas tandas de apagones en nuestras casas y horas de la noche que nos obligaron a estudiar con lámparas y vela encendidas? Ah cierto, no tiene que recordarlo, tan solo vivirlo, aún en muchos sectores es así.

¿Contra la corrupción? ¡Hay que luchar! Sin duda que sí. Sin embargo, debemos tener ojo visor, para que, los que escudados en estas luchas sociales, no emprendan acciones que se distancien de la razón de ser de quienes si realmente luchamos para que en nuestro país cada día haya menos corrupción e impunidad.

Al final, tengan cuidado con quien caminan o marcha, porque al paso que van, terminará cada paso convertido en el mismo cuerpo del delito que significa cada bombilla de los hogares de este país y que Catalina no es.

Amaury Reyna Liberato

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *