La UASD es autónoma, pero para lo que le conviene.

Otra vez la UASD es noticia y las razones no son distintas. La violencia e inseguridad que se vive en su campus es más que evidente.

El más reciente hecho y que vuelve a poner de relieve la falta de seguridad y control que hay en el campus de la universidad es el del secuestro perpetrado a un maestro, al que posteriormente a ese hecho, le fue cegada su vida, supuestamente en el mismo vehículo en el que se produjo.

¿Se pudo haber evitado esa muerte del profesor? Sí, claro que sí. Bastaría con que las cámaras que habrían sido instaladas en la UASD hace unos 10 años, se les hubieran dado el cuido adecuado. Para muchos, sobre todo para quienes viven sus días allá, si hoy la UASD es la casa de la inseguridad y la violencia callejera es producto de la negligencia de quienes dirigen la academia.

Instalado en el primer piso de la Biblioteca Pedro Mir de la UASD, existió una vez un moderno centro de video vigilancia que le permitió ir dando respuestas efectivas a la inseguridad. Cámaras de 360 grados en todo el campus, torres de luces con cámaras integradas, además de las que se habían instalado en cada  una de las entradas de la academia para tener control de todo aquel que a ella entraba y salía.

Las mismas preguntas que se hacen muchos en pasillos y calles de la UASD las hago hoy yo aquí… ¿Dónde están estas cámaras que fueron instaladas? ¿Por qué se dejó caer este importante sistema? ¿A dónde fueron a parar los tres vehículos que donara el fenecido Miguel Cocco a la academia y que con cámaras instaladas eran utilizados para el patrullaje dentro y en los alrededores del campus universitario?

La inseguridad se combate con medidas claras y si hoy el sistema 911 no ha podido instalar una sola cámara no solo se debe al impase que se ha presentado por la impugnación de una de las empresas que participó de la licitación, sino porque la UASD tiene intereses encontrados con el Estado, según afirman universitarios consultados por nosotros al momento de realizar una exhaustiva investigación respecto al paradero de cámaras y sistemas que una vez fueron instalados en la academia.

Y es que, al parecer, la necesidad de una resolución de las autoridades de la UASD, habría sido la razón que también impediría que este sistema de cámaras del 911 se instalara. Nos luce que la UASD quiere ser autónoma, pero para lo que le conviene.

Las cámaras del 911 hoy estuvieran instaladas en el campus universitario, si el Rector de la UASD no hubiera sido una retranca para ello. A decir de algunos en la estatal universidad Autónoma de Santo Domingo, la preocupación de su máxima autoridad nunca ha sido si el campus es seguro o no, sino en manos de quién estaría el control del centro de mando del sistema de cámaras que allí se instalaría ¡Qué barbaridad!

¿Quiénes son los dueños de los negocios y de las pequeñas redes de tráfico de todo tipo que operan dentro del campus? Fue un pregunta que hiciera en la UASD y a la que muchos respondieron que… ¡Quizás los mismos que jugaron a dejar a que las cámaras que una vez se instalaron se dañaran!

A propósito de autonomía y control o garantía de la seguridad en la universidad yo pregunto ¿Y si se estuviera produciendo un incendio dentro del campus universitario, habría que esperar de una resolución de la UASD para que las unidades de bomberos pudieran entrar a sofocar el incendio?

¡Dejémonos de pendejadas, que la seguridad del campus de la UASD y de quienes lo habitan, está primero que cuidar del negocio de quienes viven del caos y la anarquía en al UASD!

Si las autoridades de la UASD realmente se preocuparan por niveles de seguridad del campus, las cámaras no sería el tema de discusión, cada vez que un hecho violento en su campus se genera.

Si en la UASD cámaras hubiera, el crimen de Yuniol, el muerto de las elecciones estudiantiles para escoger un nuevo presidente de la FED, los atracos hasta en las aulas, no serían el centro de debate que ha puesto en evidencia que la UASD, no solo administrativamente a la sociedad se le fue de las manos, sino también su seguridad.

Sobre esto y mucho más dentro de la UASD, hay mucho que reflexionar.

Lo cierto es que, sin importar si viola el famoso fuero universitario o no y amén de una famoso resolución fantasma, porque nadie conoce o la gestiona, las cámaras en la UASD son más que una necesidad y la ausencia de las ya instaladas, el caos y la delincuencia que impera dentro de la academia, hace más que evidente que la ella en sí misma, ayuda necesita para administrar aquello que se le fue de la mano, su propia seguridad.

Comentario Amaury Reyna, en el programa Al Filo
Domingo 22 de octubre, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *