Cuando se pierde la confianza del pueblo, se pierde todo

Recientemente fue presentado el estudio Latino barómetro 2017. Los datos que arroja este informe envían señales de alerta, son el resultado de las más de 20,000 muestras que se aplicaron en 18 países, y dejan mucho que decir,  sobre todo para países como la República Dominicana.

En las conclusiones del estudio se señala que en Latinoamérica hay una democracia diabética pero que no alarma, con un lento y paulatino declive, pero con unos indicadores que revelan el deterioro sistemático y creciente de las democracias de la región, aun con logros en algunos de sus indicadores económicos.

EN RELACIÓN AL APOYO A LA DEMOCRACIA

Por quinto año consecutivo, el apoyo a la democracia en América Latina no mejora, al bajar un punto porcentual desde el 2016, llegando así a un 53%.

El país con más apoyo a la democracia es Venezuela con 78%, seguido de Uruguay con un 70% y Ecuador con un 69%, mientras que la democracia Argentina cuenta con un 67% de apoyo y Costa Rica un 62%, los países en los que menos apoyo existe a la democracia son Guatemala 36%, El Salvador 35%, Honduras 34%.

En el caso de la República Dominicana, se encuentra entre los países que han tenido la mayor pérdida de apoyo a su democracia, perdiendo 6 puntos porcentuales, llegando a un 53%.

RESPECTO A LA CONFIANZA EN LOS PARTIDOS POLÍTICOS

La valoración de la democracia es un tema de interés en naciones como la nuestra, pero no menos importante lo es también la pérdida de confianza que tienen los ciudadanos en los Partidos Políticos, sobre todo en países en los que, la falta de oportunidades, y de democracia interna, la poca respuestas efectivas a problemas que aquejan a la sociedad,  y el flagelo de la corrupción que permea a todas las organizaciones políticas son características que entran en las valoraciones que se recogen.

Según Latinobarómetro 2017, la confianza en los partidos políticos es la más baja de la lista de instituciones de la democracia. La encuesta revelo que sólo un 15% de los latinoamericanos confía en los partidos políticos. Este es un dato preocupante porque el porcentaje alcanzado en el 1997 fue de un 28% lo que quiere decir en el transcurso de 20 años, se ha retrocedido en un 13% en vez de avanzar.

A partir del porcentaje alcanzado por países, dentro de los que más confía en los partidos políticos se encuentra esta Uruguay que ha alcanzado un 25%, y aunque entre ellos se encuentra República Dominicana ocupando la sexta posición, en este nuevo informe de Latinobarómetro,  nuestras organizaciones solo alcanzaron un 15% de nivel de confianza. Este es un porcentaje muy bajo tomando en consideración índices anteriormente mostrados, pero al valorar el comportamiento como región el descenso puede verse de forma más alarmante en el caso de los Partidos Políticos de Brasil, cuyos resultados le asignan la más baja calificación según el estudio, alcanzando apenas un 7%.

LA VALORACIÓN DE LA CONFIANZA EN EL GOBIERNO

Comparada con años anteriores, la confianza en los gobiernos también se ha visto afectada. Según este nuevo estudio latinobarometro, esta fluctúa desde un 42% en Nicaragua, a un 8% en Brasil, encontrándose diez países con 25% o menos de confianza en el gobierno. La República Dominicana se encuentra en la posición 8 habiendo alcanzado solo un 28%.

Si contrastamos esta realidad que nos presenta latinobarómetro este año 2017 con los números presentados en la más reciente encuesta Gallup-Hoy, el resultado, sin lugar a dudas, debe ser la reflexión para los políticos y sus partidos en República dominicana.

La pérdida de confianza en los Partidos Políticos, en los gobiernos y hasta en la propia democracia que muestra Latinobarometro no se aleja del resultado de la encuesta Gallup en la que se registra que un 68.6% califica como muy malo el desempeño de las organizaciones que tienen como mandato institucional la lucha contra la corrupción; y donde se muestra también que el 60.6%  cree lo mismo de los jueces, y un 45%  considera como muy malo el desempeño de la Cámara de Cuentas y de los ayuntamientos.

La baja confianza en los partidos políticos coincide con la atomización de los sistemas de partidos que se está viviendo en todo el mundo, así como con la crisis de representación, y el desencanto con la Política que presentan nuestros ciudadanos, que sienten que, de alguna manera, los políticos y partidos les han fallado.

Los números están ahí. La realidad la vivimos día a día. Las organizaciones e instituciones de toda la sociedad están ante el desafío de ver y analizar en frío y urgentemente estos resultados, porque el respaldo que le queda, ya es muy poco. La realidad es que latinobarómetro y Gallup han dejado al desnudo una realidad muy preocupante en torno al proceso de fortalecimiento democrático, porque cuando se pierde la confianza del pueblo, SE PIERDE LEGITIMIDAD, y es allí donde se pierde todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *