¿Navidad sin restricciones? Sí, pero no.

Para el 24 de Julio del año 2006, el doctor Leonel Fernández, entonces presidente de la República Dominicana, publicaba el decreto 308-06 que prohíbe el expendio de bebidas alcohólicas en colmados, discotecas, bares, casinos y centros de diversión, a partir de las 12 de la noche de domingos a jueves y a partir de las dos de la madrugada los días sábados y domingos.

En el mismo decreto 308-06 se establecía que  La Secretaria de Estado de Interior y Policía, hoy Ministerio, deberá velar por el fie1 cumplimiento de dicho Decreto, debiendo promover las acciones que fueren pertinentes a tales fines de conformidad con las leyes.

Con la aplicación de este Decreto, el Estado dominicano busca prevenir acciones que atenten contra la seguridad de los ciudadanos y el orden público, y que no se permita la venta de bebidas alcohólicas a menores, ni el uso de todo tipo de armas en estos establecimientos.

Como ya es bien sabido por todos, el Ministerio de Interior y Policía anunció  que desde el pasado lunes 11 de este mes hasta el domingo 7 de enero del 2018, no se aplicarán restricciones de horario con motivo de las festividades de Navidad, Año Nuevo y Día de Reyes.

Entonces yo me pregunto… ¿Es realmente necesario todo esto?

Recientemente vimos como la Organización Mundial de la Salud, ha ubicado al país entre los que tienen una “muy alta” tasa de muertes por accidentes de tránsito. En cifras esto significa unas 29.3 muertes por cada 100,000 habitantes.

Con un registro de 18,874 muertes por accidentes de tránsito durante los últimos diez años, para la OMS, República Dominicana se mantiene dentro de los países más peligrosos para el tránsito en carretera, cifras que se incrementan en estos períodos de Navidad.

Para el mes de diciembre del año 2016 se reportaron 163 muertes de un total de 1,989 que se registraron en ese año.

Si analizamos los datos publicados por la Oficina Nacional de Estadísticas, veremos que, los segmentos de la población más vulnerables ante los accidentes de tránsito son motoristas y personas jóvenes. En más del 85 por ciento de los accidentes estuvieron involucradas motocicletas y un 37 por ciento de las víctimas están en edades que van desde los 15 a los 29 años.

Sin duda alguna, en un país en donde no hay régimen de consecuencias por el incumplimiento a disposiciones legales y donde no existe el respeto no solo por las leyes, sino también hacia quienes están llamados a ser fiscalizadores y quienes las leyes apliquen, el levantamiento de estas medidas, si bien es cierto “son populares”, también son incorrectas.

Desde este espacio Al Filo y en los albores de las fiestas de navidad y fin de año, resta llamar a la prudencia a la población dominicana para que, amén del levantamiento de las medidas de restricción de horario del expendio de bebidas alcohólicas, todo cuanto hagamos, se haga con prudencia, recordando siempre que en casa, hay quienes nos aman y esperan.

Porque ahora es tiempo de lograr cambiar la realidad de un diciembre que ha sido convertido por la imprudencia, en el mes que más accidentes fatales registra República Dominicana.

¡Cambiemos esa realidad! Celebremos con prudencia para no terminar siendo una estadística más en estas fiestas navideñas.

Amaury Reyna Liberato

Comentario Al Filo / 15 de diciembre 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *