#LeyDePartidos: Atención PLD, los millennials observan

Una realidad que nos da en la cara, sobre todo a los peledeistas de ayer y de hoy, es que al parecer,  los intereses particulares de unos pocos, se convierten en verdugos de la voluntad y deseo de todo un pueblo de contar con una Ley De Partidos que no solo garantice mayor participación, sino también transparencia y esto es muy lamentable.

Y es que, aunque muchos de los de mi generación no tuvo la oportunidad de ser parte de algún círculo de estudio, no menos cierto es que, las lecciones de los más maduritos y el traspaso de sus experiencias a través de sus historias, nos sirvieron para algo aprender del PLD que no conocimos y que al parecer, muchos hoy están dispuestos a negar.

¿Negar el qué? ¡Sé que lo dirán muchos, les responderé! Nuestra razón de ser, todo aquello que marcó y debió seguir marcando el accionar de todos y todas como militantes de un partido que nos fue legado para que sirviera de instrumento al pueblo dominicano.

¿Habremos olvidado a caso para qué fue fundado el PLD? ¿Será la ambición por el poder que nos dejó tan ciegos que ya no nos permite ver que con algunas de nuestras posiciones terminamos dando la espalda hasta los propios principios bajo los cuales fuimos formados como Partido?

Lo lamentable de la lucha “de poder” que se libra en la Cámara de Diputados, en torno a esta Ley de partidos, es que en nada tiene que ver con el interés de la generalidad o de aquellos que representan las grandes mayorías en esos espacios.

Y es que las razones que  enfrentados nos tiene a los peledeistas, es que hemos preferido ignorar todo aquello que le enseñaron a respetar a mi generación, por ejemplo, el principio del centralismo democrático que establece que las minorías se deben someter a las decisiones tomadas por las mayorías.

Enfrentados nos tiene el querer ignorar, por la razón que fuere, que al momento de ser fundados, decidimos convertirnos en un “Partido que se compromete a crear espacios de participación adecuados a las mujeres, para que junto a los hombres, contribuyan a la creación de las bases de una sociedad más justa y equitativa, y abrir oportunidades a los jóvenes con el propósito de renovar la organización y hacer posible el relevo generacional en forma gradual”, pero que no queremos respetar al negarnos a la oportunidad de aprobar una Ley de Partidos que esto garantice.

Hace un tiempo que nos definimos como un Partido Democrático, porque luchaba por fomentar el derecho a la participación económica, social, política e institucional del pueblo dominicano y hoy, sin embargo, una minoría de nosotros ha preferido darle la espalda a todo aquello que una vez escribimos y que fue la zapata de todo lo que hasta hoy construimos, una realidad que duele, porque es una negación a nosotros mismos.

Reflexiones compañeros y compañeras del Partido, la solicitud del presidente Medina el día de hoy nos abre las puertas a una nueva oportunidad para reencontarnos no solo nosotros mismos, sino también con las ideas que nos formaron, aquellas que se convirtieron en la base sobre la cual se construyó el PLD.

 

Amaury Reyna Liberato

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *